El año nuevo viene acompañado con el inicio de clases, y es muy común que los niños enfrenten problemas para ajustarse al entorno escolar. A continuación, te daremos algunos consejos para apoyar el proceso de adaptación de los niños a la escuela.

Si aun tus hijos no han empezado a ir a clases, hazlos partícipes de todos los preparativos previos al comienzo. – Que te acompañen a comprar sus útiles escolares y a forrarlos, por ejemplo:

  • Comienza a establecer rutinas similares a las que van a tener durante el año escolar. Levántalos a la hora en que lo harás durante todo el año, igualmente ordena sus tiempos de comida.

  • Motívalos revisando con ellos sus libros y cuadernos y procura facilitarles juegos que despierten su intelecto y ayuden a establecer un patrón de tareas para el año escolar, como crucigramas, tangrams, sudoku y otros.

  • Para el primer día de clases es probable que se encuentren ansiosos, por tanto motívalos haciéndoles ver que se reencontrarán con sus amigos o conocerán nuevos, y que van a divertirse. Si fuera posible comunícate con los papás de algún compañero o compañera y reúnan a los niños unos días antes de empezar clases para que se sientan cómodos el primer día. Si puedes, llévalos al colegio, tómales una foto y al regreso recíbelos con entusiasmo

  • Busca entablar relaciones amistosas hacia el personal del colegio para preparar el terreno para una relación cooperativa. Recuerda que por lo general, los maestros de la escuela siempre tienen demasiado trabajo y muy poco reconocimiento. Y recuerda apartar tiempo en tu agenda durante el año para pedir citas con los maestros de tus hijos y asistir a las actividades del colegio.

  • Si eres maestro o maestra, recuerda que tus alumnos necesitan un proceso de inducción al aula.Comienza el año planificando actividades de integración del grupo, ofrece a tus alumnos un cronograma visual/escrito de su horario de clases, haz un recorrido por las instalaciones de la escuela, Practica las reglas de clase y las rutinas para ir al baño, salir al recreo, salidas, buses, compras en la tienda, etc.

Practica instrucciones sobre procedimientos de seguridad en caso de accidentes o desastres.