Terapias

Infórmate o solicita más información acerca de las terapias que brindamos en Apoyos Educativos, recuerda, nos interesa que tú y tú Familia sean Brillantes y Éxitosos

COURES

Nuestras Terapias

Problemas de Aprendizaje y de Desarrollo Neurológico

Se brinda atención terapéutica a problemas de aprendizaje y del desarrollo neurológico de personas de cualquier edad. ¿Quiénes son las personas que se benefician de este tipo de terapia?

Niños, jóvenes o adultos con dificultades:

  • Para aprender a leer o a escribir.
  • Para memorizar.
  • Para poner atención.
  • De lectura o escritura posteriores a haber aprendido.
  • Para el aprendizaje de las matemáticas.
  • Con el seguimiento de instrucciones.
  • Para comunicarse.
  • De la coordinación motora
  • Relacionadas con la madurez neurológica o el desarrollo neurológico.

Problemas Emocionales o de Conducta

Se brinda atención terapéutica a problemas emocionales o conductuales de niños o jóvenes adolescentes. ¿Quiénes son las personas que se benefician de este tipo de terapia?

Niños o jóvenes con:

  • Falta de control de impulsos, agresividad y actitudes desafiantes.
  • Falta de control emocional.
  • Dificultades de adaptación social.
  • Timidez.
  • Problemas conductuales derivados de comportamientos hiperactivos.

Problemas Familiares

Se brinda atención terapéutica a familias en conflicto. ¿Qué familias se benefician con este tipo de terapia?

Familias con:

  • Dificultades de comunicación.
  • Dificultades para establecer normas o reglas para el logro de objetivos familiares.
  • Problemas para organizarse y adquirir roles de disciplina.
  • Dificultades de expresión del afecto y/o la sexualidad.
  • Dificultades para enlazar con otras instituciones sociales como la escuela de sus hijos.
  • Miembros con alguna discapacidad o atención educativa especial.
 

Psicoterapia para Adultos

Se brinda atención psicoterapéutica a personas adultas con problemas emocionales. ¿Quiénes se benefician con este tipo de terapia?

Adultos con:

  • Depresión.
  • Crisis emocionales por pérdidas o fracasos.
  • Necesidad de reorientar los objetivos o el sentido de la vida.
  • Miedos, fobias, crisis de ansiedad.
  • Estrés postraumático.
  • Secuelas por historia de abusos.